diehaut-870x435

Como afecta el cáncer a tu piel

En los últimos años la incidencia de casos cáncer ha ido en aumento hasta convertirla en una de las principales causas de muerte en países desarrollados. Al mismo tiempo se han producido grandes avances en el tratamiento orientados hacia terapias más específicas a cada tipo paciente. Entre ellas destacan la quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia y terapias dirigidas entre otras.

Entre los distintos efectos secundarios de dichas terapias se encuentran los que se pueden dar sobre la piel. Destacar que en la mayoría de los casos suelen ser carácter reversible y temporal no obstante siempre hay que consultar al médico ante cualquier cambio que observemos.

Uno de los principales efectos sobre la piel es la sequedad o xerosis, volviéndolas más frágiles y sensibles.

Para su cuidado elegiremos productos que no contengan perfumes, alcohol ni aceites esenciales ya que se trata de sustancias que pueden irritar la piel. Esto lo tendremos en cuenta en la elección de gel de ducha, champú, crema hidratante así como en desodorantes y perfumes.

En cuanto al gel de ducha, elegir aquellos sin jabón o “syndet” ya que son mucho menos agresivos y nos ayudaran a preservar nuestra barrera lipídica.

También es importante mantener la piel siempre muy bien hidratada  utilizando cremas reparadoras y reepitelizantes.

Otros consejos generales que también pueden ser de utilidad es utilizar ropa de algodón o lino, holgada, evitar rozamientos o empleo de vendajes adhesivo, baños cortos siempre y con agua tibia y secar sin frotar.

Otro aspecto muy importante es evitar la exposición solar ya que las terapias oncológicas aumentan la sensibilidad a la exposición solar, incluso varios años después de haber finalizado el tratamiento. Se deberá utilizar un fotoprotector con un índice de protección muy alto frente a los UVA-UVB.

En zonas sensibles como el contorno de ojos o labios puedes utilizar un stick para zonas sensibles.

Recuerda aplicar el fotoprotector en zonas que normalmente olvidamos como orejas, nuca o empeines.

También es importante el cuidado de las uñas las cuales se vuelven frágiles y quebradizas, pudiendo aparecer decoloraciones y/o estrías.

Antes de empezar el tratamiento es importante acudir al podólogo y durante el mismo es aconsejable limarlas en vez de cortarlas para evitar cualquier riesgo de infección, evitando arrancar padrastros. Para evitar estos últimos hidrata el contorno la las uñas con aceite o crema apropiada.

En nuestra farmacia disponemos de una gama completa de la Roche-Posay para cuidado y limpieza de la piel de pacientes sometidos a tratamientos contra el cáncer.

Asimismo disponemos  SILICIUM un tratamiento fortificante y protector con propiedades reparadoras de uñas. Está disponible hasta en 15 tonos y protege a las uñas de los rayos UV y del amarillamiento.

También disponemos de toda una serie de maquillajes para las pieles fragilizadas así como pintalabios y lápices de ojos y rímel para pieles sensibles para ayudarte a recobrar tu seguridad.

Deja un comentario