A photo by Danka & Peter. unsplash.com/photos/3FN6tlvTjwM

EL CALOR Y LA SALUD

 

Es sabido que con el aumento de las temperaturas aumenta la mortalidad. El año 2003 marcó un hito en la percepción del calor extremo, produciéndose miles de muertes en Europa como consecuencia de una ola de calor, constituyéndose como un importante problema de salud pública. Esta temperatura varía de unas zonas a otras dependiendo del fenómeno de aclimatación. En la Comunidad de Madrid se estima que la temperatura umbral son los 36,6°C

Entre los factores se encuentran:

  • La intensidad ( a mayor temperatura mayor mortalidad)
  • La acumulación de días con altas temperaturas
  • El momento del verano (siendo tanto o más intenso en la primera parte del verano que en la segunda).

Los principales síntomas relacionados con los golpes de calor son piel seca, caliente y enrojecida, calambres, náuseas mareos edemas calambres, sed intensa pudiendo llegar al golpe de calor como urgencia médica en casos extremos a la muerte.

Los principales grupos de riesgo son:

  • Personas mayores dependientes, con viviendas no acondicionadas con patología de base.
  • Niños menores de un año.
  • Obesos mórbidos y consumidores de alcohol
  • Pacientes polimedicados.

Indicar que existen una serie de medicamentos que pueden potenciar los efectos de una ola de calor como el caso de los diuréticos, antidepresivos así como algunos antiinflamatorios entre los más frecuentes. En caso de duda puedes consultarlo en el siguiente enlace o directamente en la farmacia

botoncalor

En la Comunidad de Madrid existen sistemas de alerta para informar a la población. En el caso de ola de calor las recomendaciones son:

  • Beber líquidos en abundancia, preferentemente agua y evitando alcohol o bebidas con cafeína o con azucares.
  • Evitar comidas pesadas.
  • Frecuentar lugares frescos o a la sombra
  • Evitar la actividad física, sobre todo en las horas centrales del día.

 

 

Deja un comentario